Marcando la diferencia

DISFONIA DE LA VOZ HUMANA EN ESPECIAL EN LOS ADULTOS (VOZ RONCA)


NUEVA PAGINA WEB CLICK AQUI

La voz es el sonido que, producido por  la laringe a partir del aire pulmonar espirado, es luego amplificado y modificado por las cavidades de resonancia, pero también es una expresión de la persona en su globalidad.

La voz humana consiste en un sonido emitido por las personas usando la  cuerdas vocales. Al final lo que nuestros oídos perciben son precisamente esas variaciones.  Para hablar, cantar, reír, llorar, gritar, etc.  La voz humana es específicamente la parte de la producción de sonido humano en la que las cuerdas vocales son la fuente primaria de sonido.  Hablando de forma general, la voz se puede dividir en: pulmones, cuerdas vocales y ‘articuladores’. Los pulmones deben producir un flujo de aire adecuado para que las cuerdas vocales vibren (el aire es el combustible de la voz). Las cuerdas vocales son los vibradores, unidades neuromusculares que realizan un ‘ajuste fino’ de  tono y timbre.   Los articuladores (tracto vocal) consisten en lengua, paladar, cuerdas vocales, labios, etc.  Articulan y filtran el sonido.

La Disfonía es  el trastorno voz cuando se altera la calidad de ésta en cualquier grado exceptuando el total, en cuyo caso se denomina afonía. Las disfonías pueden ser de varios tipos según su etiología y manifestaciones clínicas.

La disfonía (ronquera) se puede producir por una causa funcional sin que haya una lesión orgánica o por lesiones en los órganos encargados de la fonación:

  • Estado de irritación (a causa de factores externos, como FUMAR o aire ambiente demasiado frío, seco, o caliente)
  • Sobrecarga de la voz (por ejemplo, por cantar o gritar)
  • Escasa ingestión de líquidos
  • Estrés, ansiedad, miedo
  • Inflamación en la zona de la laringe (laringitis) y de la epiglotis (epiglotitis)
  • Infecciones como la tuberculosis o la difteria
  • Alergias
  • Pseudocrup o laringitis estridulosa
  • Tumores benignos (por ejemplo, nódulos o pólipos de las cuerdas vocales)
  • Tumores malignos (por ejemplo, cáncer de laringe, carcinoma del frenillo labial)
  • Parálisis de cuerdas vocales (parálisis del nervio recurrente) o del nervio vago, por ejemplo, tras operaciones en la zona del cuello

En la mayoría de los casos tanto en los niños como en los adultos, la disfonía (ronquera) es inocua y desaparece tras poco tiempo. A menudo es durante un resfriado o una laringitis cuando la voz está más o menos ronca o desaparece por completo. La faringe también está áspera y seca, y los afectados tienen que carraspear con frecuencia. A veces la ronquera se manifiesta sin estar asociada a estas patologías y se mantiene en el tiempo (ronquera crónica). Aquellas personas que tienen que hablar mucho y muy alto, por ejemplo, los profesores o los cantantes, son los más proclives a padecer ronquera.

Disfonías (ronquera o cambios en la voz) de más de 15 días de duración deben ser estudiadas por su médico de cabecera y otorrinolaringólogo “especialmente en atención a las personas adultas”. 

Una vez establecido el diagnóstico siga estos consejos.

Las medidas de higiene vocal son fundamentales en el tratamiento del paciente con alteraciones de la voz, muy especialmente en las disfonías disfuncionales, aunque serán beneficiosas en todo tipo de disfonía:

  • No fume.

  • Evite las comidas picantes y las bebidas muy frías o muy calientes.

  • Evite los ambientes cargados de  humos y/o polvos y gases de productos irritantes.

  • Limite la cantidad de tiempo de habla, muy especialmente cuando padezca infecciones respiratorias de vías altas.

  • Utilice un tono e intensidad de voz óptima, ni grite ni chille, no ría demasiado fuerte.

  • Evite hablar por encima de un ambiente ruidoso.

  • No confirme verbalmente todo lo que habla su interlocutor, mantenga reposo de voz mientras escucha.

  • Disminuya la velocidad del habla y hable pausadamente.

  • Evite el aclaramiento continuo de la voz, así como la carraspera y la tos.

  • Evite hablar durante el esfuerzo o ejercicio físico.

  • Evite posturas tensas al hablar, intente relajar los músculos de los hombros y cuello.

  • Tome abundante de líquidos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s